DOME INTERIORISMO

Iluminación en Oficinas

Picture of Alicia García Arias
Alicia García Arias

Interiorista y Fundadora de DOME Interiorismo

Al diseñar o plantear una remodelación de nuestras oficinas, los sistemas de iluminación pueden llegar a ser un verdadero reto. La normativa apuesta claramente por la eficiencia energética. De mismo modo, se plantea de manera estricta la necesidad de asegurar la salud y la seguridad de las personas que realizan en ellas su actividad laboral.

Iluminación en oficinas
El Real Decreto 486/1997, del 14 de abril describe las condiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. En esta normativa, encontramos el artículo 8, en el que se especifica que la iluminación deberá permitir que los trabajadores dispongan de condiciones de visibilidad adecuadas para poder circular por los mismos y desarrollar en ellos sus actividades sin riesgo para su seguridad y salud.

Este mismo artículo nos remite a las disposiciones del anexo IV, en el que encontramos las condiciones lumínicas que debe tener un área en la que se desarrolle alguna función laboral. Estas condiciones lumínicas de la oficina deben adaptarse a:

  1. Las características de la actividad que se efectúe en ella
  2. Aprovechamiento máximo de la iluminación natural, complementada con iluminación artificial general siempre que sea necesario para garantizar las condiciones de visibilidad adecuadas. La iluminación artificial localizada complementará la general en aquellas zonas concretas donde se requieran niveles de iluminación elevados.
  3. Los niveles mínimos de iluminación, que están tabulados en función de las exigencias visuales de las tareas a realizar y oscilan entre los 100 y los 1000 lux.
Iluminación en oficinas

Pero, ¿qué es un lux?

Es la cantidad de luz que hay en un espacio concreto y puede medirse mediante un luxómetro; en el caso de zonas de uso general a 85 cm del suelo y en el de las vías de circulación a nivel del suelo.

En diferentes circunstancias, las necesidades pueden llegar a duplicarse, pero siempre deben evitarse los deslumbramientos directos, tanto por la luz del sol como por las fuentes de luz artificial, así como los indirectos producidos por superficies reflectantes. En este sentido debemos poner especial atención a los sistemas de protección en el campo visual del trabajador.

Iluminación en oficinas

¿Te parece complejo? Pues espera, que hay más. Debemos asegurarnos de utilizar fuentes de luz que no perjudiquen la percepción de los contrastes, de la profundidad o de la distancia entre objetos en la zona de trabajo. Además, es imprescindible controlar que no se produzcan impresiones visuales de intermitencia o efectos estroboscópicos (cuando al iluminar con una frecuencia e intensidad determinada nos da la impresión visual de que un objeto se detiene o cambia su movimiento).

Eso en condiciones normales. Pero ¿qué sucede cuando hay un fallo de alumbrado? Aquí entran en juego las necesidades de disponer de un alumbrado de emergencia de evacuación y de seguridad.

Por supuesto, los sistemas de iluminación que instalemos en nuestras oficinas no deben originar riesgos eléctricos, de incendio o de explosión, y para asegurarnos de que cumplen con la normativa vigente es imprescindible disponer de las fichas técnicas correspondientes.

¿Sabías que la distribución de los niveles de iluminación debe ser lo más uniforme posible?

Pues esto no es únicamente importante en su distribución espacial, la cual debe incorporar transiciones entre unas zonas con mayores necesidades lumínicas y otras áreas que requieran menor cantidad de lux. Además, la iluminación deberá ser uniforme en el tiempo, favoreciendo su adaptación a lo largo de la evolución de la iluminación natural a lo largo de la jornada.

Iluminación en oficinas

Entonces, la iluminación que debemos incorporar en nuestra oficina depende de las actividades que en ella vayan a realizarse. Pero, además, depende de las funciones básicas del concepto de oficina.

¿Cómo catalogamos dichas funciones?

Según la Guía Técnica de Eficiencia Energética en Iluminación de Oficinas, del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), se propone un modelo conceptual en el que se definen cinco funciones de oficinas básicamente distintas: colmena, celular, reunión, club y lobby. Dependiendo de cómo sea tu oficina, así serán las necesidades lumínicas.
GuiaTecnicaIlumOficinas
Fuente: Guía Técnica de Eficiencia Energética en Iluminación de Oficinas

Es frecuente encontrar en los diseños de oficinas la función colmena, aunque hace ya algunos años que las tendencias apuntan a diseños que apuntan a la función club y reunión. Desde luego, los retos en iluminación son diferentes, pero para no hacer este post mucho más largo voy a desarrollarte un poco más solo la primera.

 

Se caracteriza por el trabajo individual, de procesos sistemáticos, y por el carácter repetitivo de los mismos. Suelen ser espacios de planta abierta, con o sin cabinas, con infraestructura orientada a la creación de puestos de trabajo con el mínimo gasto posible y entre los que no se fomenta la comunicación. Con necesidades visuales altas, encontramos actividades como la delineación/comprobación y revisión de planos, trabajos con papeles satinados y tareas de escritura y lectura tradicional. Alcanzar los niveles de iluminación requeridos para realizar estas tareas sin grandes esfuerzos visuales, dependerá del alumbrado, así como de los acabados en paredes, mobiliarios y demás componentes del local. Ojo al elegir las luminarias, pues en este tipo de entornos es posible que se produzcan deslumbramientos (directos o por reflexión). En el caso de los trabajos de lectura y escritura en ordenador, las necesidades de iluminación se reducen a necesidades visuales medias.

Iluminación en oficinas
Si quieres conocer más de las otras funciones puedes acceder a la Guía técnica de eficiencia energética en iluminación en oficinas aquí.

Como habrás podido intuir, no solo es necesario conocer las actividades que se van a desarrollar en la oficina, además es fundamental realizar un estudio en profundidad del espacio y cómo está diseñado para poder proponer un buen proyecto de iluminación.

Pero no acaba ahí la cosa. Una vez que conocemos las necesidades, se abre un nuevo mundo de posibilidades cuando nos lanzamos a analizar los diferentes tipos de luminarias que podemos incorporar en nuestra oficina.

Iluminación en oficinas

Debemos tener en cuenta diferentes criterios a la hora de determinar que luminarias son las más adecuadas.

El nivel de iluminancia o nivel de iluminación es la cantidad de flujo luminoso (lúmenes, lm) que, emitido por una fuente de luz, llega vertical u horizontalmente a una superficie, dividido por dicha superficie, siendo su unidad de medida el lux. Es decir, lux = lm/m2. Como he avanzado anteriormente, las mediciones deben realizarse a una altura determinada y el número de mediciones, así como la distancia entre ellas están reguladas por la norma UNE-EN 12464-1. Otros criterios son la uniformidad de iluminancias, la iluminancia cilíndrica media (para una buena comunicación visual y reconocimiento facial), relaciones de luminancia (cantidad de luz en el sentido de adaptación del ojo a la tarea), control del deslumbramiento y color, entre otros.

Vamos a centrarnos un poco más en el tema del color de la iluminación pues depende en gran medida de la luminaria que elijamos y condiciona notablemente las actitudes, el bienestar y la eficiencia de los trabajadores que realizan su actividad en la oficina.

El color de un espacio de oficina que está iluminado artificialmente depende de dos de las características de las fuentes de luz: la temperatura de color y el índice de reproducción cromática.

Mientras que la temperatura de color (K) es la impresión de color recibida cuando miramos a la propia iluminación, el índice de reproducción cromática (Ra) es representativo de la capacidad que tiene esa iluminación para reproducir fielmente los colores de los objetos que ilumina. Evidentemente, no se iluminará de igual forma un espacio si seleccionamos una iluminación cálida de 3500 K con un Ra del 80% que si iluminamos con una luz neutra de 5500K y un Ra cercano al 100%. Cuando planteamos un esquema de color para los elementos presentes en nuestra oficina (pintura de paredes, mobiliario, etc.) debemos ser conscientes de que estará condicionado en gran medida por las características del color de las fuentes de luz que incorporemos. Cómo tomar una decisión adecuada depende de la presencia de luz natural, el nivel de iluminancia, las características del clima, así como el efecto psicológico que se desea lograr según las necesidades. En cualquier caso, te recomiendo que no incorpores ninguna luminaria con un Ra inferior al 80%. Piensa que un Ra del 80% reproduce bien los amarillos, pero introduce picos en los azules y en verdes y difícilmente reproduce los rojos correctamente. Esto hace que percibamos su iluminación como mucho más artificial.

Así que busca bombillas de gran calidad con reproducción cromática cercana al 100% siempre que sea posible.

Según la Guía técnica de eficiencia energética en iluminación en oficinas, los tipos de lámparas recomendados para la iluminación de oficinas son:

  1. Fluorescentes tubulares lineales de Ø 26/16 mm
  2. Fluorescentes compactas integradas.
  3. Fluorescentes compactas no integradas.
  4. Lámparas de descarga de halogenuros metálicos (HM).
  5. Lámparas de descarga de sodio de alta presión (SAP) (solo para exteriores).
  6. Incandescentes halógenas.
  7. Lámparas LED

Como hemos visto, acertar en la elección depende de muchos factores y de muchas de las características de cada una de las opciones dentro de esas 7 categorías.

Iluminación en oficinas

Por ese motivo, creo de corazón que el mejor consejo que puedo ofrecerte si tienes que proyectar tu oficina es que cuentes con la ayuda de un profesional en materia de interiorismo de oficinas o de sistemas de iluminación.

Como siempre, recuerda que puedo ayudarte. Sigue atentamente las redes sociales para obtener mucha más información y no dudes en contactar si quieres agendar una sesión de valoración para tu proyecto.

¡Que tengas un excelente día!

Otros temas

Interiorismo estratégico para un liderazgo efectivo

Los últimos tiempos han promovido cambios importantes en nuestra forma de entender el trabajo en la oficina. Nos hemos visto forzados a adaptar nuestras relaciones laborales mediante reuniones virtuales, con trabajo remoto desde nuestros hogares, y en algunos casos con reducción del espacio de oficina. Todo ello ha promovido que 2023 sea el año en el que muchas empresas están explorando cómo el diseño de oficinas puede

Navidad Sostenible
Navidad Sostenible

Comienzo el post de este mes con una cita de Edna Ferber, escritora y periodista, con la que comparto su visión de esta época que despierta sentimientos enfrentados. Para algunos magia, amor, alegría e ilusión; para otros nostalgia y melancolía. Sea como sea, la Navidad no nos deja indiferentes.